Vete hacia ti.

Por Alejandro Urman

En el antiguo testamento existe un pasaje en la historia de Abraham, el primer monoteísta, donde Dios le dice: Vete de tu tierra, de tu lugar de nacimiento y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. (Génesis 12-1-17:27)

De alguna manera la transición que todos debemos hacer es pasar de nuestra casa materna, (patria del latín tierra de los padres) para poder construir nuestro futuro.

Se trabaja con la paciente Romina sobre este pasaje. En especial la parte que dice “Vete de tu tierra” que en hebreo se escribe “Lej Lejá” que puede ser también traducida: como “Vete hacia ti mismo” o “Vete para ti” o incluso “Vete de ti hacia ti”.

De esta forma comprendemos que cuando uno puede desapegarse de viejas costumbres, viejos hábitos, vínculos infantiles, se está acercado a a una autenticidad de lo que uno quiere ser.