Romper también está bueno.

Psi 21 junto a The Break Club

Por Silvina Fernández y por Patricia Méndez Torterolo

“Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo.” Einstein

Cuando hablamos de “Romper” suele tener mala prensa. Muchas veces se lo relaciona con algo negativo, desbordante, salvaje, feo, oscuro, prohibido y sobre todo con algo agresivo. Fácilmente solemos poner etiquetas; ¿qué tal si exploramos algo diferente? Un acontecimiento no tiene por qué calificarse como un todo.

Pero cuando nos acercamos a romper en The Break Club, podemos pensarlo de otro modo.

No es sólo el acto de romper por romper y nada más. Romper puede tener un efecto liberador.

¿Qué se rompe?

Quizás en ese momento represente relaciones que ya no funcionan, miedos, prejuicios, obstáculos que no permiten avanzar, tensiones; eso dependerá de cada uno.

Se trata de algo diferente, algo creativo. De romper con la rutina, con lo habitual, con la monotonía, con la zona de confort.

Los cambios no son sencillos, requieren esfuerzo, y quizás también un poco de incomodidad, pero sobre todo estar motivados para el cambio. El efecto de romper, será diferente en cada persona, así que vivenciar la experiencia puede implicar descubrir algo también.

¿Para qué romper?

Para sentir alivio, como efecto liberador.

Pero… ¿qué hacemos con lo qué sentimos?

Pensemos en nuestras emociones más comunes y pongamos a la ira como ejemplo, que es la que más habitualmente asociamos con el acto de romper. Como todas las emociones, la ira, a veces pareciera que comenzara de repente, pero si analizamos detalladamente podemos ver que en distintas oportunidades un pensamiento interno dispara una emoción y luego una conducta.

Por ejemplo un pensamiento automático negativo, dispara una emoción negativa y en consecuencia una conducta negativa también. Veamos un posible caso; Martin piensa que su novia le es infiel, comienza a sentir aceleración del ritmo cardíaco, y en consecuencia revisa el celular de su novia buscando mensajes de otra persona.

Es importante estar atentos a nuestras propias sensaciones fisiológicas, que nos proporcionan mucha información respecto de cómo se activa una emoción.

¿De qué estamos hablando?

En este círculo que tiende a retroalimentarse de pensamiento, emoción, conducta, generalmente nuestras emociones van adquiriendo intensidad, suben como en una montaña rusa y llegan a un pico máximo.

Si actuamos en el pico máximo, corremos el riesgo de actuar dominados por la emoción sin mediar la reflexión.

Pero si, logramos tomarnos un tiempo para tolerar esa emoción, dejar que pase la intensidad de la misma, ésta dismunuirá por si sóla, y los resultados de nuestras acciones serán otros.

Cuando el umbral de las emociones es muy alto, serán necesarias habilidades para superar las crisis.

¿Hace falta estar enojado, con ira o sentirse frustrado para ir a The Break Club ?

No, simplemente ganas de transitar la experiencia.

Se trata de materializar la metáfora de romper, como una forma de liberación, de sentir alivio.

Animarse a probar lo nuevo, algo diferente.

The Break Club Rompé con la rutina. / Take a break.

¿Querés contactarte con algún miembro de nuestro equipo? Completa este formulario y nos contactaremos a la brevedad.