Obesidad

Por Esteban Prusso

Características generales

Algunas formas de obesidad, se inscriben dentro del espectro de los llamados Trastornos de Alimentación.

Un trastorno alimentario es un conjunto complejo de cogniciones y actitudes hacia la comida, el peso y la forma corporal enlazado con conductas, hábitos alimentarios y prácticas de control de peso que se vuelven desordenadas y generan un gran número y tipo de consecuencias en diversas aéreas del funcionamiento individual.

La doctora Diana Kirzman, en su libro "El enemigo en el espejo" advierte respecto que los factores cognitivos son de relevancia nuclear en la caracterización de los Trastornos de Alimentación. Están presentes en toda la evolución del cuadro clínico. Configuran un conjunto de ideas, mitos, creencias pensamientos, etc acerca del cuerpo, el control del peso, los alimentos. (Kirzsman D, Salgueiro M, 2002) Una determinada forma de conceptualizar el propio cuerpo y nuestra relación a la alimentación, permite dar a la obesidad su distinción desde lo psíquico (sin por supuesto, olvidar su correlato físico)

La obesidad se puede definir como “el incremento en el porcentaje de grasa corporal generalmente acompañado de aumento de peso, cuya magnitud y distribución condicionan la salud del individuo”.(Argente H., Alvarez M., 2008) Constituye una alteración medica que se debe abordar desde un punto de vista interdisciplinario, que despierta mucho interés en nuestros días.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) es una enfermedad epidémica y la mayor responsable de diabetes tipo II. En el mundo hay 1.5 billones de adultos, mayores de 20 años con sobrepeso. De estos unos 200 millones hombres y cerca de 300 millones mujeres son obesos. Además la obesidad mundial se duplico desde 1980. Asimismo el 65% de la población mundial viven en países donde el sobrepeso y la obesidad matan más gente que la desnutrición. En la Argentina la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud relevó un 24,9% sobrepeso y 19,4% de obesidad. (Chile 19,7%, Brasil 9,9% y México 20%).

Se ubica como el trastorno nutricional más frecuente en EEUU, con un coste sanitario anual de más de 100000 millones de dólares. La formación de los médicos sobre la evaluación y el tratamiento de la obesidad no concuerda con el hecho de que es probable que más de la mitad de los pacientes a los que vean tengan sobrepeso o sean obesos. Esta mención reviste gran importancia, debido a que el modelo económico existente en los EEUU, relacionado con el consumismo, se extiende con algunos años de retraso a las economías menos desarrolladas, por ejemplo las Sudamericanas.

Es decir, una buena forma de observar nuestro futuro alimentario, como en un espejo, es observar la creciente pandemia de los países del hemisferio norte.

En la actualidad, el método que se recomienda para clasificar el peso con relación a la talla en los adultos es el índice de masa corporal (IMC). Este se calcula dividiendo el peso entre la talla al cuadrado.

El riesgo de enfermedades coincidentes aumenta de forma considerable cuando el IMC es superior a 30, valor en el que la persona se define como obesa. Hasta 34,9 se considera Obesidad grado I, hasta 39,9 obesidad grado II, y mayor a 40 obesidad de grado III o obesidad mórbida. (OMS, 2012)

Obesidad y género

La obesidad es claramente distinta según el género. En la mujer tiene matices peculiares que comienzan a ser comprendidos. La mayor prevalencia de obesidad en las mujeres es producto de características biológicas y psicológicas así como de situaciones sociales. En comparación con los hombres, el mayor porcentaje de masa grasa en las mujeres determina un gasto energético menor por kilogramo de peso, lo que hace más difícil perder el sobrepeso ganado. Las mujeres tienen mayor prevalencia de trastornos de la conducta alimentaria. Algunos estudios muestran mayor prevalencia de depresión y ansiedad entre las mujeres con obesidad.

Los malos tratos sexuales, físicos y emocionales pueden dar lugar a consecuencias adversas a largo plazo, entre ella la obesidad, sobre todo en las mujeres. Los efectos de esos abusos tienden a ser más importantes si se producen durante la infancia y la adolescencia.

Estas mujeres pueden desarrollar una obesidad grave, sufrir depresión crónica y experimentar varios síntomas psicosomáticos, en especial molestias gastrointestinales crónicas. Para que los programas de adelgazamiento tengan éxito hay que identificar estos problemas antes de iniciarlos, ya que una pérdida de peso satisfactoria puede agravar el sufrimiento que experimentan estas mujeres. Además antes de iniciar el tratamiento de la obesidad, puede ser necesario buscar a ayuda de una consulta.

Consecuencias físicas de la obesidad

Las consecuencias físicas de la obesidad son importantes, los individuos con sobrepeso son más proclives a presentar alteraciones medicas, como hipertensión, diabetes, gota, insuficiencia respiratoria y otro tipo de complicaciones como las tumorales, de las que informan estudios recientes.

Complicaciones metabólicas de la obesidad

Ahora se conocen mejor los factores del exceso de tejido adiposo que contribuyen a las complicaciones metabólicas de la obesidad. Una observación esencial ha sido que más que la masa grasa total, el factor predictivo de estas complicaciones metabólicas es la distribución de la grasa en la parte central o superior del cuerpo. También se ha comprobado que la probabilidad de sufrir complicaciones metabólicas es mayor en las personas obesas con células adiposas de gran tamaño (hipertrofia adipositaria) que en los obesos cuyas células adiposas son de tamaño normal (hiperplasia adipocitaria). La confirmación de que la obesidad en la parte superior del cuerpo se asocia la hipertrofia de los adipocitos mientras que la de la parte inferior se asocia a hiperplasia, ha proporcionado el posible vinculo entre las diferencias de distribución de la grasa y la función del tejido adiposo en lo que se refiere a su contribución como fuente de combustible.

Resistencia a la insulina

El término se usa para referirse a la capacidad de la insulina para estimular la captación, oxidación y almacenamiento de la glucosa y para inhibir la liberación de glucosa hacia la circulación. La capacidad de la insulina para estimular la captación, oxidación y almacenamiento de la glucosa en el músculo (esquelético) y para reducir las concentraciones plasmáticas de ácidos grasos disminuye en los pacientes con obesidad de la parte superior del cuerpo. Concentraciones plasmáticas elevadas de ácidos grasos libres pueden inducir un estado de resistencia a la insulina tanto en el musculo (captación de glucosa) como en el hígado (liberación de glucosa), que es independiente de la obesidad. Por tanto, una regulación anormal de los ácidos grasos del tejido adiposo puede explicar gran parte de la resistencia a la insulina en relación con el metabolismo de la glucosa. La diabetes tipo 2 suele deberse a defectos tanto de la secreción como de la acción de la insulina. Muchas personas obesas tienen resistencia a la insulina, aunque solo una parte de ellas acaban desarrollando diabetes mellitus.

Hipertensión

La presión arterial puede aumentar a través de varios mecanismos, y tanto el aumento del volumen sanguíneo circulante, como vasoconstricción anormal, la disminución de la relajación vascular y el aumento del gasto cardiaco pueden contribuir a la hipertensión en la obesidad.

Algunos adultos obesos muestran un aumento de la actividad del sistema nervioso simpático que puede ser otro factor en la hipertensión asociada a la obesidad.

Dislipidemia

La obesidad de la parte superior del cuerpo y la diabetes mellitus tipo 2 se asocian a aumento de los triglicéridos, disminución del colesterol-lipoproteina de alta densidad y mayor proporción de partículas pequeñas y densas de lipoproteína de baja densidad. Esta dislipdemia contribuye al incremento del riesgo cardiovascular que se observa en el síndrome metabólico.

Manifestaciones endócrinas de la obesidad

La obesidad puede producir anomalías en el sistema endocrino, de las que una de las más frecuentes es el síndrome de poliquistosis ovárica. Este síndrome se caracteriza por hirsutismo leve e irregularidades menstruales o amenorrea con ciclos anovulatorios. Se asocia sobre todo a obesidad y a menudo mejora con la pérdida de peso o con otros tratamientos que reducen la resistencia a la insulina. Parece por tanto, que la resistencia a la insulina asociada a obesidad puede desencadenar el desarrollo del síndrome de poliquistosis ovárica en pacientes susceptibles.

Aunque una hiperproducción leve o moderada de andrógenos es una de las características de la obesidad de la parte superior del cuerpo en la mujer, los varones obesos pueden tener un leve hipogonadismo hipotalámico.

Complicaciones mecánicas de la obesidad

Parece que el responsable de la mayor prevalencia de enfermedades articulares degenerativas que se observa en las extremidades inferiores de estos pacientes es el peso corporal excesivo característico de la obesidad. La obesidad extrema puede provocar una enfermedad degenerativa articular prematura, cuyo tratamiento quirúrgico es especialmente difícil debido al mayor estrés que supone la colocación de las prótesis articulares. Los pacientes con obesidad grave también pueden tener graves problemas de estasis venosa, agravada a veces por la insuficiencia cardíaca derecha.

Apnea del sueño obstructiva

Es común en los pacientes con obesidad grave y tiende a ser más frecuente en los varones y en las mujeres con fenotipo de obesidad en la parte superior del cuerpo. La explicación más probable de la apnea del sueño es un aumento de los tejidos blandos de la vía aérea superior que provoca el colapso de las vías con la inspiración durante el sueño. Los despertares continuos para restablecer la respiración hacen que el sueño sea de mala calidad. La apnea se asocia a un mayor riesgo de hipertensión y, si es grave, puede dar lugar a una insuficiencia cardíaca derecha y muerte súbita. La hipersomnolencia durante el día, los ronquidos fuertes, el sueño inquieto y las cefaleas matinales son signos indicativos de apnea del sueño.

Cáncer

El riesgo de cáncer de mama y de endometrio es mayor en las mujeres obesas. Parece que la causa puede ser el aumento de las concentraciones de estrógenos asociado a la obesidad en las mujeres posmenopáusicas. La mortalidad por cáncer de próstata y colon también es mayor en los varones obesos aunque se desconoce cuáles son las razones.

Enfermedades gastrointestinales

El reflujo intestinal y los cálculos biliares son mas frecuentes en los pacientes obesos y lo mismo sucede con la esteatosis hepática y la esteahepatitis no alcohólica.

Conclusiones

No quedan dudas de que a la luz de las cifras expuestas, y las posibles complicaciones que la patología puede ocasionar, estamos ante una situación alarmante. Las sociedades actuales, los medios de comunicación, la velocidad propia de la posmodernidad, no colaboran en poder detenernos a pensar si nuestra ingesta tiene mas que ver con el resultado de la mercadotecnia y la publicidad, con lo que realmente sería saludable para nuestros cuerpos. Será el desafío de los años venideros, poder crear una conciencia en la población, que genere a la larga una capacidad crítica y de discernimiento sobre sus conveniencias reales. Y ese es un trabajo de todos.

Dejo un video ilustrativo, tomado de una campaña estadounidense para la toma de conciencia y reducción del peso corporal.

http://www.youtube.com/watch?v=9Y1M...

"This public service announcement illustrates that even a few extra pounds can affect your health and life more than you may think. Average people in a park — not actors - are asked to carry a 10-pound sandbag, and report how the added weight affects them and their ability to carry out normal, everyday activities."

"Esta publicidad pública, ilustra cómo incluso algunos gramos extra pueden afectar su salud y vida, más de lo que uno podría pensar. Varias personas en un parque -no actores- son invitados a llevar una bolsa de arena de 10 kgs, y ellos comentan como el peso añadido los afecta, para llevar normalmente sus actividades diarias"

Learn more athttp://www.nhlbi.nih.gov/health/pub... or www.hhs.gov/onepoundatatime.

Presented by the National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) of the National Institutes of Health (NIH), and the U.S. Department of Health and Human Services (HHS).

¿Querés saber más sobre este tema?, ¿Quéres contactarte con alguno de nuestros profesionales? Contactate aquí