Mamá de Antonella, 9 años

Problemas de conducta

"Estamos muy felices del cambio logrado en poco tiempo. Antonella de chiquita fue una nena difícil, con problemas de conducta y dificultades para concentrase que aumentaban.

A medida que fue creciendo, se le sumaron caprichos, y cada vez más se quería imponer en todo sin respetar los límites. Nos manejaba a todos en la familia con tal de no escuchar sus caprichos. La casa llegó a convertirse en un caos de gritos y peleas, no podíamos poner límites a Anto.

Hoy estamos felices, las maestras, amigos y la familia, todos nos señalan lo cambiada que está. Ahora podemos ir con Anto a todos lados sin problemas, podemos disfrutar estar juntos".