Loreley, 54 años

La terapia me sirvió para "descargar mi mochila" que por cierto me pesaba mucho y a través del tratamiento aprendí a entender muchas cosas. Principalmente a controlar mis impulsos. También pude entender más a mi marido y reconciliarme con mi hija.