La simetría inconsciente entre padres e hijos.

Por Luz Piegaia

La simetría inconsciente es un concepto desarrollado por la Lic. Claudia Messing. Se refiere a los cambios que se han ido produciendo en las relaciones padres e hijos.

Se habla continuamente de la dificultad de los padres en poner límites. Padres que no ayudan a sus hijos a alcanzar su autonomía y a tolerar su frustración. A su vez., los niños y los jóvenes hoy en día son, son por un lado muy exigentes y críticos con sus padres, y simultáneamente, muy hipersensibles, sintiéndose muy criticados en los momentos en se los intenta aconsejar.

La simetría es inconciente. Los chicos desde muy temprana edad se sienten igual que los padres, tan adultos como los padres, copian a los padres. A diferencia del pasado. donde los chicos se identificaban con el padre y querían ser como él, ahora el proceso de identificación se cambió por la mimetización inconciente. Se trata de un cambio psíquico producido en la más temprana infancia, en la cual los niños copian a sus padres como si estuvieran frente a un espejo (debido a las neuronas espejos); se mimetizan masivamente con ellos, con su lugar, sus emociones y sus historias, y no terminan de adquirir una suficiente separación e individuación. De ahí la dificultad en madurar y poder registrar al otro como diferente.

Al quedar ubicados en un lugar de paridad con el adulto, se produce internamente una sensación de autosuficiencia imaginaria, de saber y de poder todo.

Los principales efectos de la simetría inconsciente son la hiperexigencia y el temor a fracasar. Al poseer el saber y el poder sin haber recorrido previamente un proceso de aprendizaje; no toleran el comentario del adulto ya que los hace sentir desvalorizados. Cuando las cosas no les salen como ellos pretenden, se decepcionan y se enojan con ellos mismos. Los chicos pretenden una respuesta inmediata, no hay tolerancia a la frustración como existía antes. Como no existe la jerarquía grande y chico en sus cabezas, “todo vale igual”, todo da lo mismo y la palabra que viene de otro se toma como crítica, generando mucha violencia. Estos hijos copian a los padres, pero no los internalizan como figuras protectoras, por lo tanto no pueden apoyarse en ellos emocionalmente, los que los deja solos por dentro. Por eso hoy en día son tan comunes los temores y fobias ante el mundo del afuera.

La simetría inconsciente es un cambio psíquico estructural que obliga a los adultos a construir nuevos modelos de autoridad más firmes, cuidadosos y respetuosos. El adulto debe abandonar los discursos rígidos y comenzar a conectarse emocionalmente con los jóvenes, transmitiendo autenticidad para poder atravesar la barrera de desconexión y poder de incluir al otro.

Los padres tienen que ser firmes, consistentes, conectados, para poder llegar al chico. Un recurso importante es que no deben permitir el maltrato en la comunicación, ese es el límite más importante que tiene que haber entre padres e hijos

Basado en el libro ¿Por qué es tan difícil ser padres hoy?, de Claudia Messing, publicado por Noveduc Libros.

¿Querés contactarte con algún miembro de nuestro equipo? Completa este formulario y nos contactaremos a la brevedad.