Gastón, 18 años

“La terapia me sirvió para poder dejar de tomar alcohol en demasía, para poder controlarme cuando tomo y no alcoholizarme. El tratamiento también me sirvió para poder hablar bien con mis viejos, a decirles las cosas que no me animaba”