Conversacion con Silvia Justo, Psicoanalista, docente, supervisora

“El paciente se miente muchas veces para preservarse”

La psicoanalista analiza el rol de la mentira en el psicoanálisis. “El hombre común tiende a universalizar la verdad pero el psicoanálisis la singulariza”, dice y explica que el concepto de “verdad” está relacionado con la subjetividad de cada persona

Por Alejandro Urman

- ¿A qué se define como "mentira" en el psicoanálisis?
- Para hablar de mentira en psicoanálisis hay que hablar de verdad, ya que son dos términos que están íntimamente enlazados. Muchas veces las mentiras pueden revelar la verdad sobre la esencia de quien la enuncia, con lo cuál no se miente azarosamente con cualquier cosa; sino que una mentira condensa algún fragmento, alguna marca particular de la historia de quien la dice. Desde el psicoanálisis el engaño y la mentira no son pares opuestos a la verdad, sino que en cada mentira, en cada engaño la verdad de esa persona en particular está condensada. La función del analista es poder leer, poder revelar la verdad oculta en esa mentira y señalizársela al paciente a través de la palabra. Su papel del analista es hacerle oír a su paciente la verdad de su decir.

- ¿Podría afirmarse que en apariencia hoy la gente miente más pero en realidad puede ocultar menos?
- La mentira, desde una visión psicoanalítica, no es una cuestión de época, sino que está en la estructura misma del ser humano. Hay mentiras enunciadas con intencionalidad conciente y otras enunciadas con intencionalidad inconsciente (no sabe que está mintiendo). Las dos dan cuenta de lo particular, de lo subjetivo de quien la enuncia. El ocultamiento es otra cosa, funciona como velo para aquellas cosas que no cierran en el hombre: que no existe la felicidad, que las cosas no salen redondas, que el otro tiene fisuras, topes, que está limitado.

- ¿Qué mentiras son aceptadas dentro del contexto de la terapia y cuáles no? _ -Tomando en cuenta que la mentira y el engaño están en el corazón mismo del que habla, no hay mentiras aceptadas y otras que no lo son. Cualquier tipo de mentira es trabajada para que emerja la verdad de quien la enuncia.

- ¿El paciente le miente al psicólogo o se miente a si mismo?
- El paciente se miente a si mismo muchas veces como una forma de preservarse de la verdad que le podría ocasionar un dolor mayor como la angustia

- ¿Se supone que a medida que avanza la terapia el paciente tiene que mentir cada vez menos?
- Efectivamente. A medida que avanza un análisis se supone que el paciente tiene más capital psíquico para soportar su propia verdad.

- ¿Existe alguna verdad que sea universal?
- El hombre común tiende a universalizar la verdad pero el psicoanálisis la singulariza, reconociendo que hay una sola verdad que tiene que ver con ese sujeto en particular y que es la verdad de su deseo que es el corazón de su existencia. Esta verdad es a develar en cada análisis.

- ¿Alguna vez algún paciente le mintió? ¿Por qué?
- Seguramente que sí. Muchas veces los pacientes mienten con intencionalidad conciente, porque el vínculo con el analista no está lo suficientemente bien instaurado. Es necesario un lazo de confianza, de amabilidad, un "buen clima" para que esto no suceda, siempre hablando de mentiras "calculadas".

- ¿El analista puede mentir si le preguntan datos personales? _ -La mentira es de la persona del analista, no del analista ejerciendo su función. Un analista en el ejercicio de su función puede hacer una intervención dando un dato que no tiene nada que ver con su persona pero que en ese caso en particular era pertinente hacerlo.