El misterio de ser padres

Por Patricia Méndez Torterolo

“Un viaje de mil millas comienza con el primer paso.”

Lao-tsé

Marcelo y Sandra llegan al consultorio con una mezcla de emociones. Por un lado están felices y alegres y por el otro tienen incertidumbre y miedo… en nueve meses nacerá su primer hijo.

Marcelo expresa en sesión: “… y ahora…?” , “ cómo se hace?, ¿cómo saber si voy a ser buen padre?, ¿y si no puedo? “

Estas y muchas otras son preguntas que aparecen a la hora de empezar a pensar en una posible paternidad y maternidad.

¿Se aprende a ser padres?

Sí. Los padres no nacen, se hacen. Se construyen en el trayecto de la vida, ni antes ni después. Se puede tener muchas fantasías acerca de lo que hará al momento de tener un hijo, pero lo cierto es que sólo se sabrá transitando la experiencia.

¿Cómo y cuándo comienza ese aprendizaje?

Se aprende con los hijos. Empieza en el momento de elegir ser padres, atravesando cada experiencia y cada etapa de la vida.

“¿Cómo voy a ser un buen padre si no sé dar la mamadera, no sé cambiar pañales y tengo miedo?”

Es normal y va a pasar. Es un ejercicio a poner en práctica cuando llegue ese momento, ni antes ni después. Los miedos será necesario afrontarlos. Será de a poco y paso a paso.

Compañeros de vida

Padres e hijos son compañeros de vida. Ambos aprenden mutuamente, ambos requieren presencia en el aquí y ahora de cada etapa. Ya sea, yendo al doctor, acompañándolos a futbol, a patín, o una tarde de juegos, etc.

¿Hay recetas para ser buenos padres?

No hay fórmulas. “Caminante no hay camino, se hace camino al andar…”. Cada padre nace con sus hijos y en una etapa particular de la vida y no serán los mismos padres con cada uno de sus hijos.

El orden del hogar…. ese preciado recuerdo

Aun no nació el hijo de Marcelo y Sandra y ya hay juguetes por todos lados. Desde el nacimiento del bebé, el orden del hogar ya no será el mismo ni volverá a serlo. Será necesario ir pensando cuál será el espacio destinado para el bebé y acomodarse lo mejor posible.

“Cada uno con su librito”

Es posible que empiecen a recibir información de varias personas, acerca de qué hacer y qué no hacer al momento del nacimiento del primer hijo y luego ante cada situación nueva a atravesar. Es conveniente guiarse por el sentido común, por los sentimientos y emociones de cada instante. Estar atentos a las soluciones intentadas que dieron resultado y a cuáles será necesario ir descartando. Los bebés requieren que se les hable, los miren, los acaricien, jueguen con ellos, los estimulen. También será importante encontrar a un profesional de confianza con quien sentirse cómodos y contenidos en estos primeros pasos.

La vida requiere cambios permanentes

El nacimiento del primer hijo, trae consigo el nacimiento de una madre y de un padre. Genera cambios y requiere reacomodaciones constantes y permanentes. Se perderán algunas cosas y se ganarán muchas otras. Cada familia es única. Algunas son más tradicionales, otras no tanto. Cada familia tiene un estilo propio que construye y construirá durante su recorrido.

Para finalizar….

Es estar presente con nuestros hijos lo que nos posibilita como padres. Nos convertimos en padres. También re aprendemos con cada experiencia presente con ellos. La paternidad y maternidad no son fáciles de ejercer, pero es una posibilidad única, una oportunidad que nos da la vida. No hay fórmulas, no hay secretos. Estos roles se ejercen sólo transitándolos. Es un compartir, decidir hacer un viaje de vida juntos. Disfrutando cada etapa y cada momento.

¿Querés contactarte con algún miembro de nuestro equipo? Completa este formulario y nos contactaremos a la brevedad.