Dejar de fumar es posible

Por Rosana Iannella

En Psi 21 brindamos información basada en estudios científicos y en nuestra propia experiencia en el tratamiento de la cesación tabáquica, sobre técnicas que han ayudado y ayudan a muchas personas en el difícil proceso de dejar de fumar.

Si usted es fumador podemos darle varias razones para dejar de fumar, ayudarlo con consejos prácticos y útiles para lograrlo. Si usted no fuma le brindamos sugerencias para ayudar a un pariente o amigo a dejar de fumar.

1. ¿Porqué dejar de fumar?

• Para cuidar la salud y el bienestar de mi familia: dar mejor ejemplo a mis hijos evitando que aprendan a fumar. Prevenir enfermedades en los niños convivientes como: otitis bronquitis y resfrío.

• Mejorar mi salud inmediatamente: numerosos estudios médicos demostraron que el organismo comienza a mejorar inmediatamente al dejar de fumar y prolonga la sobrevida aún en personas mayores de 65 años. Los beneficios que se obtienen al dejar de fumar son: respirar mejor, menos refrío tos y congestión nasal, menos problemas digestivos, mayor energía, mejor rendimiento y menor cansancio entre otros.

• Evitar problemas graves de salud en el futuro: los individuos fumadores viven un promedio de 8 a 10 años menos ya que el cigarrillo contiene mas de 4000 sustancias químicas, la mayoría de ellas tóxicas y cancerígenas

• Mejorar la apariencia física: eliminar el mal aliento, tener sabor mas agradable en la boca, tener menos arrugas en la piel, quitar el color amarillo de los dientes y dedos.

2. ¿Cómo me voy a sentir el día que deje de fumar?

Como consecuencia de la dependencia física y psíquica, al dejar de fumar usted puede experimentar síntomas de abstinencia durante aproximadamente los tres primeros meses como: nerviosismo, insomnio, malhumor, falta de concentración , dolor de cabeza, mareos, malestar digestivo, tos estreñimiento, aumento de peso. También estará constantemente presente el deseo imperioso de fumar que se trata de un momento de intenso malestar, angustia y desesperación por fumar que dura solo de 3 a 5 minutos. En esos minutos mire el reloj para comprobar su duración trate de pensar en cosas agradables y evite tener cigarrillos a mano.

El tratamiento que su médico le proponga reducirá marcadamente la intensidad de éstos síntomas por lo cual el abandono del cigarrillo será menos difícil de lo que usted imagina.

3. ¿Qué debo hacer el día que deje de fumar?

• Deshacerse de los objetos que le recuerden el hábito de fumar (cigarrillos, ceniceros, encendedores, fósforos)

• Mantenga su boca y manos ocupadas: para ésto pueden ser útiles caramelos ácidos, zanahoria, apio: mantenga también las manos ocupadas con un lápiz, moneda, etc.

• Manténgase ocupado: salga a caminar, escuche música, lea, vaya al cine. Si siente deseos de fumar cambie de actividad, es una forma de mantenerse ocupado y distraído.

• Tome abundante líquido: agua (es lo ideal), jugos de frutas, te de tilo o manzanilla.

• Evitar: café, té, bebidas cola, dulces, golosinas y bebidas alcohólicas que aumentan el deseo de fumar.

• No concurra a sitios donde haya presencia de fumadores, sobre todo las primeras cuatro semanas de tratamiento, momento en el que se presenta las mayores dificultades y deseo de fumar.

• Hable con personas que han abandonado el hábito de fumar. Pregunte como lo hicieron y pídales que lo ayuden en su propósito. Comente a sus amigos y parientes que quiere dejar de fumar. Solicite que no le ofrezcan cigarrillos, que no fumen en su presencia y que le den el apoyo que necesita.

• Busque ayuda en un equipo de cesación tabáquica integrado por médicos y psicólogos quienes ayudaran a encontrar el tratamiento farmacológico y psicoterapeútico adecuado para hacer que el abandono sea más fácil. Ademas de controlar su salud en el transcurso del tratamiento.

4. ¿Qué puedo hacer para no fumar si estoy ansioso?

Algunas personas fuman para tranquilizarse y olvidar los problemas. La nicotina es un estimulante y los fumadores sienten la necesidad de fumar en situaciones estresantes.

Hay formas de tranquilizarse sin necesidad de acudir al cigarrillo, por ejemplo: pensar en cosas que para usted le son agradables, ejercite respiraciones profundas, relájese, tome aire lentamente sosténgalo por unos segundos y déjelo salir despacio por la boca. Repita el ejercicio por lo menos tres veces. Tome descansos, suspenda por un momento su actividad descanse y luego de un momento continúe. Reemplace el fumar por otras actividades agradables como: visitar amigos, caminar, hacer deportes, escuchar música.

Piense: si fuma disminuye su ansiedad transitoriamente pero va a perder muchos años de vida

5. ¿Cómo puedo evitar la tentación de volver a fumar?

Es muy importantes prever situaciones difíciles. Si usted sabe que va a tener deseos de fumar en determinada ocasión considere diferentes opciones a poner en práctica en ese momento: si se va a retirar del lugar, si va a pedir ayuda a alguien más, si va a utilizar chicles, caramelos de nicotina, etc. Solicite a su amigos y parientes o compañeros de trabajo que no le ofrezcan ni regalen cigarrillos aunque usted se los pida. Trate de pasar más tiempo con gente que no fuman. El apoyo de éste grupo reforzará su decisión. Realice los ejercicios y pautas que le explicaron en los grupos de cesación tabáquica. Además considere el esfuerzo realizado, recuerde que ya pasó tiempo sin fumar y que no fue fácil.

6. ¿Aumentaré de peso si dejo de fumar?

No todas las personas que dejan de fumar aumentan de peso. Para evitarlo usted puede hacer lo siguiente: disminuya la ingesta de grasas y dulces, coma frutas, verduras y realice actividad física. Realizar dietas estrictas simultaneamente con el tratamiento de cesación tabáquica genera exigencias suplementarias que pueden hacer fracasar su intento.

7. ¿Qué puedo hacer si vuelvo a fumar?

Intente nuevamente dejar el cigarrillo en forma inmediata. No piense en ésta situación como un fracaso definitivo ya que hemos comprobado que muchas personas vuelven a fumar antes de abandonar el hábito por completo. Analice que sucedió, donde estaba cuando comenzó a fumar nuevamente y prepárese para evitar ésta situación en el futuro. En cada intento aprenderá a reconocer las situaciones difíciles de controlar y serán mayores las posibilidades de éxito.

8. ¿Cómo puedo ayudar a otro fumador a dejar el cigarrillo?

• Enumere las razones que tiene para dejar de fumar que mencionamos en ésta guía.

• Recuérdele que el cigarrillo no calma los nervios, después de unos minutos los tóxicos del cigarrillo lo harán sentirse tanto o más nervioso que antes.

• Ayúdele a reemplazar el cigarrillo por otras actividades placenteras.

• Ayúdele a evitar el alcohol en las primeras semanas después de fumar.

• Recomiéndele que cuando deje de fumar tenga una respuesta preparada para cuando le ofrezcan un cigarrillo.

• Si fracasa en su intento, no lo regañe; felicítelo por el esfuerzo realizado y coméntele que casi todos los ex-fumadores intentaron más de una vez hasta lograrlo.

¿Querés saber más sobre este tema? ¿Quéres contactarte con alguno de nuestros profesionales? Contactate aquí.